LA CASTRACIÓN DEL GATO MACHO

 


                                                             

Tecnicamente el termino popular castración significa la extirpación de los testiculos del animal de sexo masculino.

 No se castraría a la mayoría de los gatos machos si no existieran razones de peso para ello. La más importante es la consecuencia de un rasgo típico del gato macho entero ó no castrado, que consiste en el marcaje, o depositar pequeñas cantidades de orina, con un olor muy fuerte por distintos lugares de la casa, muchas veces los menos indicados, al menos para nosotros los humanos.

 

Además el gato entero muchas veces en determinadas épocas, como el del celo de las gatas, puede maullar resultando molesto particularmente por las noches. Puede mostrarse agresivo en determinadas situaciones y tener tendencia a fugarse de la casa con el consiguiente riesgo de accidente , perdida y heridas por peleas con otros gatos.

 

No olvidemos por último que castrando a nuestro gato, particularmente cuando puede salir de casa, controlaremos el número de camadas indeseadas y posteriores gatitos callejeros.

 

No todo son ventajas, el único inconveniente con que nos encontramos, es que hay que controlarle más el peso, algo que hoy en día con las dietas para animales castrados es fácil.

 

En cuanto a la modificación del caracter, si existe, es para en todo caso mejorar; Al perder la agresividad y el nerviosismo típico de las épocas del celo de las gatas.

Además el gato macho castrado mantendra claramente marcados los rasgos tipicos del sexo masculino tanto en su morfología como en su conducta,salvo los de exceso de agresividad ó marcaje anteriormente citados.

 

La intervención es sencilla , el gato no sufre molestia alguna ya que requiere anestesia general y a las pocas horas horas se puede ir a casa con sus dueños recuperandose rapidamente.

 

 

                                                               Santiago Sanchez Marcos